La insoportable sobrecarga de trabajo de las camareras de piso

Camareras_piso

Uno de los problemas más graves que tiene el colectivo de Camareras de Pisos es la sobrecarga de trabajo, que los empresarios de los establecimiento hoteleros han impuesto unilateralmente aprovechándose de la crisis económica, no turística que no ha habido, amparándose en las reformas laborales. Esta situación se ha agravado en los últimos años por el aumento de la precariedad laboral, el deterioro de las condiciones de trabajo, la implantación de la jornada parcial, que en la práctica sobrepasa la máxima legal, y las externalizaciones del Servicio de Pisos para no aplicar los convenios sectoriales.

Para afrontar este grave problema, lo primero que hay que tener claro es que en Hostelería no existe el trabajo a destajo, se hacen las habitaciones que se puedan realizar dentro de la jornada laboral por la que se esté contratada, 4, 6 u 8 horas, y no las que las empresas imponen y obligan a realizar, aunque sea fuera de la jornada laboral. Es absolutamente ilegal que la Direcciones ordenes a las Gobernantas que entregue un parte de trabajo y les diga a las Camareras de Pisos que su jornada termina cuando termine la limpieza de todas las habitaciones.

Desde CCOO comprenderemos que no es fácil llevar a cabo eso de marcharse al finalizar su jornada dejando habitaciones sin hacer, sobre todo en el caso de las compañeras eventuales, pues ellas pueden sentir miedo a perder el empleo y a la represalia por parte de las empresas, que miserablemente se aprovechan de esta situación (se debe denunciar ante los Sindicatos), pero sobre todos son las fijas o fijas discontinuas las que deben organizarse y luchar para acabar con la sobrecarga de trabajo, con el apoyo de los Comités de Empresas, Comités de Salud Laboral y los Sindicatos, para conseguir que se lleven a cabo actuaciones sobre seguridad laboral y prevención de riesgos laborales y sobre las condiciones de trabajo que afectan al colectivo. En los casos en los que la empresa obligue a quedarse hasta la finalización de la tarea asignada, o prolongando la jornada laboral, hay que presentar denuncia individual o colectiva ante la Inspección de Trabajo, a ser posible, a través del Comité de Empresa o los Sindicatos.

Este sería un camino para encontrar soluciones, pero para ello una de las claves es la ansiada UNIDAD DEL COLECTIVO; en una empresa, si una compañera se marcha al finalizar su jornada dejando algunas habituaciones por hacer, quizás se pueda dar el caso, totalmente ilegal, que la empresa tome represalia contra ella, pero si toda la plantilla de Camareras de Pisos al finalizar su jornada laboral, deja de trabajar, y si queda algunas habitaciones por hacer, para que las realice la Camarera de Pisos de guardia, será mucho más difícil que la empresa tome represalia contra alguna trabajadora del Colectivo al completo, y para ello es fundamental estar organizadas en los centros de trabajo, participar en el Comité de Empresa, los Comités de Salud Laboral y los Sindicatos, pues solamente así se conseguirá reducir las cargas de trabajo y hacer que se cumplan las exigencias legales de realizar las evaluaciones de riesgos ergonómicas y psicosociales. Además es necesario seguir avanzando en la lucha por el reconocimiento de todas las enfermedades profesionales, la aplicación de un coeficiente reductor que permita la jubilación anticipada sin pérdida de derecho y la derogación de las reformas laborales que tanto daño han causado.

A todo ellos hay que añadirles que en las habitaciones y terrazas hay mas metacrilato, cafeteras que hay limpiar, que las camas cada vez son más grandes, con colchones más pesados y sin ruedas para moverlas. Así como que los carros no son ergonómicos, el peso está muy por encima de lo que pueden empujar con facilidad y los pasillos con moqueta agravan esta situación, Exposición diaria a líquidos nocivos para la salud, que si ya de por sí pueden ser peligrosos, en muchos casos no se utilizan los homologados, Falta de equipos de protección en los centros EPIS que por las carga y ritmo de trabajo no contempla el tiempo necesario para su uso, para ponérselos y quitárselos. Por todo ello es urgentes que los empresarios inviertan en previsión de riesgos laborales. En definitiva que se inviertan en la salud laboral del colectivo de las camareras de piso, y así eviten las bajas medicas por IT y las enfermedades profesionales. La mejor medicina son tus derechos.

Artículo de Gonzalo Fuentes publicado en Hosteltur

Coordinador federal de Hostelería y Turismo CCOO

01-10-19

Fuente: CCOO Servicios

Gif urna SSE MELIA CCOO


Afiliate a CCOO