CCOO defiende que las viviendas turísticas paguen los mismos impuestos que cualquier oferta de la hostelería reglada

Viviendas turísticas

El sindicato ha participado en el grupo de trabajo creado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en torno al uso de las viviendas turísticas y ha vuelto a pedir un pacto por la hostelería reglada, contra la economía sumergida y la precariedad laboral.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo junto a las comunidades autónomas, ha convocado un grupo de trabajo en torno al uso de las viviendas turísticas, por el que han pasado todos los agentes económicos y sociales, donde se ha hablado del aumento masivo de este tipo de viviendas, la rentabilidad económica que aporta a los propietarios de las viviendas y las plataformas digitales que las comercializan, con la consiguiente preocupación de la ciudadanía por la subida de los alquileres a nivel general.

CCOO ha planteado que se debe contemplar una moratoria ya que, ante la fuerte demanda de viviendas turísticas, hay zonas en algunos destinos turísticos que se consideran saturadas, donde los pisos que se alquilaban a vecinos en los centros históricos y en zonas del litoral de muchas ciudades, hoy se alquilan para viviendas turísticas. Con esta situación se están perdiendo vecinos en muchos centros de las ciudades, que se están convirtiendo en parques temáticos, perdiendo autenticidad, así como nuestra cultura e idiosincrasia y el espacio de participación ciudadana para las personas que habitan estos destinos turísticos.

Así, van creciendo unos destinos turísticos más estandarizados en el conjunto del estado.

A todo ello hay que añadir que, en muchas ciudades, los espacios comunes están siendo sustituidos por negocios, comercios o negocios de hostelería en las terrazas, en espacios públicos como plazas o aceras. La impresión que tienen muchas ciudadanas y ciudadanos es que la especulación urbanística está siendo sustituida por la especulación turística, y, si algún día estalla la burbuja, pagarán los de siempre.

Por todo ello, CCOO lleva tiempo defendiendo un pacto a favor de la hostelería reglada, contra la economía sumergida y la precariedad laboral, ya que las viviendas turísticas generan muy poco empleo y el que crea es precario y sin alta en la Seguridad Social. Para ello el sindicato ha exigido que aumente el número de inspectores, tanto para inspecciones turísticas como laborales, al tiempo que pedimos un registro de las viviendas de uso turístico, a nivel estatal.

Además, la organización pide que las normativas turísticas de las comunidades autónomas que regulan las viviendas de uso turístico, actualmente 14, sean lo más homogéneas posible para no caer en contradicciones y que se apueste por la calidad.

CCOO defiende que las viviendas de uso turístico se consideren una actividad económica más, pagando los mismos impuestos que cualquier oferta de la hostelería reglada. Tanto los propietarios de los inmuebles como las
plataformas de comercialización deben tributar, por lo que se deberían reforzar los controles de Hacienda, con el cruce de datos con otras administraciones, con el objetivo de evitar el fraude fiscal de las plataformas digitales.

Por último, CCOO apoya que el Gobierno Central, que tiene las competencias no turísticas, como la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y la Ley de Propiedad Horizontal (LPH), modifique aspectos de las mismas con el objetivo de que los vecinos, a través de las comunidades de propietarios, puedan decidir, con una mayoría cualificada, si aceptan que en sus bloques puedan alojarse turistas en viviendas de uso turístico.

5-10-18

Fuente: CCOO servicios


Afiliate a CCOO