CCOO apuesta por la digitalización del turismo

gonzalo-fuentes-turismo

CCOO apuesta por la transformación de nuestro modelo turístico para garantizar su presente y su futuro, basado en la tecnología, innovación, sostenibilidad, accesibilidad y gobernanza. Para ello el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, junto con las comunidades autónomas, deben impulsar estrategias de destinos turísticos inteligentes, que promuevan que los destinos se configuren como espacios turísticos innovadores consolidados sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantice el desarrollo sostenible del territorio turístico. Esa infraestructura debe ser además accesible para todos, facilitar la interacción y la integración del visitante con el entorno, mejorar su experiencia en el destino e incrementar la calidad de vida de los residentes.

El primer paso es la creación de la ‘Red de Destinos Turísticos Inteligentes de España’, que promoverá el intercambio de información y buenas prácticas entre los principales destinos a través de las comunidades autónomas. De ese modo se favorecerá la cohesión y se aprovecharán sinergias para consolidar a España como líder mundial también de destinos turísticos inteligentes con una gestión responsable del turismo y su impacto. No en vano, nuestro país es pionero en la utilización del ‘big data’ en la promoción de los destinos y los datos son clave para la gestión turística.

El turismo se encuentra en un proceso de transformación sin precedentes por la irrupción de nuevos modelos y la incorporación masiva de una tecnología que nos llevará al modelo turístico del siglo XXI, que garantice un empleo digno con nuevas cualificaciones.

Los retos a los que se enfrenta el turismo no son sólo la innovación y la tecnología, sino también la estacionalidad, el medio ambiente, la saturación, la seguridad, la movilidad y la eficiencia energética, entre otros. Por tanto, nuestra apuesta debe ser un crecimiento sostenible, digitalización y sostenibilidad para lo cual es importante la colaboración público-privada entre las distintas administraciones, los representantes del sector, universidades, buscar alianzas y compartir conocimiento para implantar la tecnología en el turismo, lo que es absolutamente necesario para seguir siendo líderes en el sector. Todo con el objetivo de mejorar el conocimiento en tiempo real, para estar más cerca de nuestros visitantes, conocerlos antes de que vengan para poder adaptar la oferta a sus necesidades siempre cambiantes.

En la industria turística se han producido avances en la digitalización en los últimos años, pero persiste la falta de inversión, por lo que hay desequilibrios y retos importantes sobre todo en las pequeñas y medianas empresas.

El turismo se encuentra en un proceso de transformación sin precedentes por la irrupción de nuevos modelos y la incorporación masiva de una tecnología que nos llevará al modelo turístico del siglo XXI, que garantice un empleo digno con nuevas cualificaciones.

Desde CCOO apostamos por la digitalización de las empresas turísticas, a nivel general y, en particular, las pequeñas y medianas empresas que tienen más dificultades para llevar a cabo su plan de marketing y que representan en el sector de hotelería (alojamiento) un 79%. Ante el auge de las tecnologías de la comunicación en el sector, que ya hemos indicado, consideramos un objetivo muy importante ofrecer programas formativos en esta materia a los trabajadores, hay que destacar, como dato negativo, que sólo el 7% de las empresas turísticas ofrecen estos programas. Como siempre que se presenta un estudio o un plan en el sector turístico, las sombras están en la falta de inversión empresarial en los recursos humanos.

Por tanto debemos promover un destino único, inteligente y competitivo, fomentando las pymes turísticas, apostando por la innovación en marketing y la digitalización en la industria turística española con la participación activa de los sindicatos. Todo con el objetivo de una transición justa a la economía digital, que favorezca la creación de empleo decente. Para ello se debería promover, en el marco del Aleh (Acuerdo laboral de hostelería de ámbito estatal) y también formar parte de la Mesa Sectorial, abierta por el Gobierno, por un Empleo de Calidad en la industria turística española, sin descartar los marcos de negociación colectiva en las comunidades autónomas, que tienen la mayoría de competencias en materia turística, por lo que pueden y deben llevar la gobernanza de las estrategias de la trasformación digital, con el objetivo de anticiparse a los cambios.

Uno de los retos importantes debe ser la regulación legal de la economía digital y, en particular, en lo relativo a las grandes plataformas digitales que comercializan cientos de miles de viviendas turísticas. La digitalización, la robotización e internet ya están cambiando, no ya la fisonomía del modelo productivo y comercial, sino de la vida social y privada misma. El impacto que tiene la disrupción de los cambios en la industria turística  ha de ser compatible con una transición justa y el desarrollo de actividades económicas plenamente legales y social y medioambientalmente sostenibles y responsables.

Asimismo, deben contemplarse las obligaciones tributarias, registros públicos, licencias, protección y seguridad, así como los derechos y protección laboral, de consumo y de convivencia ciudadana. En ese sentido el gobierno ha dado los primeros pasos por las medidas aprobadas, que frenan el “descontrol” y “opacidad” de las viviendas turísticas, que obligan a las plataformas de alquiler de viviendas de uso turístico, como Airbnb, Home Away, Wimdu o Niumba, a enviar a la Agencia Tributaria, a partir de julio de 2018, la información relativa a los propietarios y los clientes, y espera que evite poner en riesgo la identidad y sostenibilidad de los destinos. La declaración informativa de la cesión de viviendas con fines turísticos conllevará también la obligación de presentar informes periódicos.

Por otra parte, debe garantizarse la tutela jurídica efectiva de los derechos laborales de todas las personas que trabajan para las plataformas digitales.

Por otro lado, debemos apostar por la mejora de las cualificaciones en materia digital, así como incorporar la dimensión de género en todas las políticas, sobre todo si tenemos en cuenta que el turismo y la hostelería son un sector muy feminizado.

Se están dando tímidos pasos, dentro de la Comisión Paritaria del Aleh, para que todas las personas que trabajan en el reparto de comida a casas particulares, oficinas, etc., se consideren personal laboral del sector de la hostelería, con categoría de repartidor o repartidora a domicilio. Una vez se apruebe, debemos trabajar para incluir dicha cláusula en los convenios sectoriales correspondientes.

Finalmente, para abordar el reto de la economía digital hay que entender que es imprescindible cualificar a los y las trabajadoras para un cambio de modelo que ya se está produciendo. Invertir en formación es una condición ineludible para realizar la transición hacia una industria hostelera puntera en un entorno económico digital.

Foto: Gonzalo Fuentes. Coordinador Federal de Hoselería, Turismo y Juego de la Federación de Servicios de CCOO

La apuesta de CCOO por la digitalización del turismo

14-09-18

Fuente: CCOO servicios


Afiliate a CCOO